Alentar a sí mismo a hacer algo, alguna cosa en la que se necesita decisión, determinación para emprenderla.

¿Que puede ser esa cosa que nos alimenta la idea de hacer algo? De romper la monotonía, la rutina el astío, el aburrimiento en que por momento pasamos.

Animarse es como mirar el precipicio , tomar carrera y saltar.

El éxito o el fracaso estan a la mano, solo hay que intentarlo.

Si lo haces en el momento indicado a tiempo y bien posiblemente estes frente al éxito. Si no. . .

Lo impotante es dar el  primer paso, luego el segundo, el tercero..., no importa si retrocedemos uno si avanzamos luego dos.Siempre adelante, empeño, esfuerzo, estudio y meditación.

Adelante es el  lema, si  nos sigen mejor , de lo contrario solos sigamos el envión.

Sin quejas, con alegría, fe y optimismo se llega a la cima.Me gusta

 

Cosa é Mandinga.

A veces nos ocurren cosas pequeñas que por ser tales no les prestamos atención. Llamamos coincidencias o casualidades a hechos comunes que se relacionan porque sí y las naturalizamos.


Hace poco me pasó algo que pudiera estar dentro de esta categorías, pero que al ponerme a pensar y viendo cierta coincidencia no estoy muy seguro que sea algo natural o normal.

Fuí al supermercado con una lista para comprar alrrededor de trece productos distintos.

All legar al supermercado busqué en mi bolsillo del pantalón la nota con la lista y solo encontré una vieja nota de compras de días anteriores. Revisé todos los bolsillos del pantalón ,también la busqué en los de la campera y nada.

Pensé que la lista se me habría caido en mi casa y me dispuse a comprar los árticulos que recordaba de esa orden, pensando que luego llamaria a mi esposa para que juntos chequeáramos nuestra compra.

Fuí colocando en el changuito varios artículos  gracias a mi latente memoria.Fuí al sector de verdulería para comprar frutas y  nuevamente busqué la endemoniada lista.

Repetía la búsqueda por todos los bolsillos ,empezando primero en el que recordaba haberla puesto y luego todos los del pantalón y todos los de la campera y nada.

Pensé y recordé  que me faltaban los tomates y el queso crema. Fuí por los tomates, los elegí, los coloqué en la bolsa de plástico, lo hice pesar por la cajera de verdulería y después fuí a la góndola de los lácteos, y tomé el queso crema que coloqué en el changuito.

Como estaba en el primer piso me dirigí a la cinta transportadora con destino a la plata baja. Una vez en ésta pensé llamar a mi señora para referirle lo acontecido y ver si me faltaba comprar algo. Pero antes de hacerlo, de profiado, introduje mi mano en el bolsillo del pantalón y note un papel desplegado que tomé presuroso y ¿adivinen qué? Si era la famosa lista.

Me puse a chequearla con la compra realizada y cual fue mi asombro al corroborar que había puesto en mi changuito todos los artículos de la lista.

Me había acordado de todos, gran memoría la mía, no  lo podía creer. 

Casualidad, coincidencia, "cosa é mandinga", quién lo sabe.

Lo que sé que no encontré la lista mientras tenía artículos que comprar y que solo la hallé una vez que había terminado de poner todos los árticulos de esa lista en mi changuito.

Para  pensar,¿No?